Efectos de la primavera en la salud

Cuando llega la primavera es casi imposible no oír en alguna parte, o en más de una, el típico y tópico dicho que afirma que esta estación del año altera nuestra sangre. En realidad es una forma de hablar, puesto que se refiere a que el clima favorable a hacer actividades en el exterior, y la cercanía del verano y las consabidas vacaciones, nos animan y también nos prestamos más a escarceos amorosos, cosa que sin duda viene facilitada por el hecho de que empezamos a vestir con menos ropa y a provocar y ser provocados tras una sequía de varios meses.

Pero la verdad es que sí se producen efectos físicos con la llegada de la primavera: sin ir más lejos, el hecho de tener más horas de luz favorece que las hormonas se muevan, con lo que estamos más animados, así que no todo es psicológico, que también. Y dejando a un lado los centímetros de nuestras prendas de ropa, esos cambios en las hormonas también fomentan un aumento de la actividad sexual, así que por una cosa o por otra la primavera tiene una serie de efectos en nuestra fisiología.

alergis

No todos son buenos: se habla también de la “astenia primaveral”, que consiste en un incremento de la sensación de cansancio, o una disminución de la energía, como se quiera, que puede ir acompañado de un estado de ánimo más bien triste. Se debe principalmente a los procesos de adaptación de nuestro organismo a los cambios de temperatura y humedad, y es también un efecto adverso del cambio horario: nuestro cuerpo tarda un tiempo en adaptarse a los nuevos períodos de luz, porque los de trabajo y/o estudio siguen siendo los mismos pero nos levantamos con mucha más luz y tendemos a cenar más tarde.

No hay que preocuparse en exceso, sin embargo, por la astenia primaveral: no afecta a todo el mundo por igual y en cualquier caso, por regla general, dura un máximo de dos semanas.

Otras cosas relacionadas con la salud que hay que tener en cuenta, y vigilar mucho, son la exposición voluntaria al sol y las inevitables alergias. Por un lado, si bien los rayos de luz nos proporcionan vitamina D y con ellos producimos endorfinas, que hacen que en teoría estemos de mejor humor, ponerse a tomar el sol pensando que aún no es tan fuerte como en verano y por lo tanto sin protegerse adecuadamente hace que estos meses sean peligrosos y se produzcan erupciones y hasta quemaduras.

alergias primavera

En cuanto a las alergias, al ser la primavera una época de polinización, aquellas personas con alergia al polen, que no son pocas, lo pasan especialmente mal en esta estación, y además en el mundo occidental van apareciendo nuevos alérgenos y ello significa que cada vez somos más, y lo pasamos peor, los que sufrimos los estragos de las alergias como daño colateral en un proceso por otra parte natural y necesario para nuestro planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *